500 Years of Female Portraits in Western Art


Qué preciosidad! Qué currada! Hay que dar gracias a Dios por la Mujer. Y a ella que tenga piedad del hombre. La mujer y el hombre, qué buen equipo, cuando les guia el amor del Creador, o la búsqueda de la verdad y la belleza. La unión del hombre y la mujer es de lo más hermoso que hay. Por eso el lecho matrimonial es “un altar, no un catre de mancebía” (San Josemaría). Hay que cuidar a la mujer, y ella que tenga piedad de nosotros. Es la Opera Prima de Dios. Creo que la hizo el Séptimo Día, en su día de descanso y relajación.

Advertisements

Leave your comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s